Antigua Cerveza: más que una cerveza para tomar… ¡para admirar!

Antigua Cerveza: más que una cerveza para tomar… ¡para admirar!

logo_Antigua Cerveza: más que una cerveza para tomar… ¡para admirar!

La historia de Antigua Cerveza es un ejemplo de emprendimiento, paciencia y esfuerzo. Su historia tiene más anécdotas y fechas cruciales de lo que imaginamos.

Después de siete años de haber empezado el proyecto de producir y distribuir esta cerveza ícono de La Antigua Guatemala, la empresa pasó por diferentes momentos que casi la hacen desaparecer del mapa. Pero la historia está a su favor y, el pasado 25 de febrero de este año, consiguieron el último permiso que los autoriza como distribuidores y productores de cerveza.

Todo esto platicamos con “J” –menos conocido como Jorge Luis Guzmán, quien es el Maestro Cervecero y además un excelente anfitrión de esta pequeña pero gran empresa antigüeña– en una entrevista y cata de sus cervezas artesanales en la espectacular bodega que tienen en las faldas del Volcán de Agua cerquita de La Antigua Guatemala.

Nos sentimos como si después de años de estar viendo el partido desde la banca, nos hayan dicho: “entrá a jugar y meté muchos goles“–me cuenta “J” al mismo tiempo que sonríe y le da un sorbo a su excelente cerveza tipo Stout, más conocida como Cucurucho.

Antigua Cerveza entra a competir en un nuevo mercado, totalmente renovado y lleno de competencia, con la introducción de más de veinte opciones de cerveza en menos de un año, entre artesanales y de producción masiva. Sin embargo, con toda esta diversidad de cervezas a elegir, Antigua Cerveza todavía le apunta a un mercado más exigente… el de la cerveza artesanal de barril, donde prácticamente ellos son los dueños en calidad y renombre.

Pero todo esto no pasó de la noche a la mañana. Hay una historia enorme detrás que es de admirar, como le contaba a “J” esa mañana entre vasos y vasos de cerveza.

Una marca con historia

La historia de Antigua Cerveza nace en el 2011, cuando los tres socios actuales (Jack, Taylor y Jorge) hicieran un viaje juntos a lo largo de la costa oeste de los Estados Unidos, mientras pensaban en emprender un negocio o empresa que les produjera felicidad –más que agobio, monotonía, aburrimiento y cansancio–. Luego de viajar por varios días, se detuvieron en Portland y se sorprendieron de ver turistas rodeados de familias enteras tomando cerveza a las 11 de la mañana, en un lugar turístico con niños, sol y música de fondo.

Entonces se preguntaron: “¿Y si hacemos cerveza?”

Ahí nació Antigua Cerveza… Una de las más enigmáticas cervezas artesanales de Guate, que actualmente está en expansión con apenas cinco meses de distribución de sus tres tipos de cerveza, servida únicamente en barril pero con propósitos mercadológicos mucho más ambiciosos.

Luego de esa premonición y de invertir tiempo y dinero, “J” decidió dejar su trabajo y embarcarse en un viaje que le cambiaría la vida por completo para seguir su sueño cervecero: aprendió sobre los tipos de cerveza en California, luego tomó un curso de tres meses en Vermont y, por último, se embarcó en su aventura más grande que fue perfeccionar la práctica de hacer cerveza en una Brewing de Georgia. Ahí estuvo muchos meses aprendiendo, anotando y asimilando la cultura cervecera de Estados Unidos. Leyó, vio, aprendió y practicó el doble. Como un sensei, se volvió Maestro Cervecero a través de mucho esfuerzo.

“La cultura de la cerveza artesanal pegó duro en Estados Unidos y el resto del mundo… ¡¿y por qué Guatemala iba a ser la excepción?!”, me dice J entre broma y broma.

Bajo ese presagio, y con toda la razón del mundo, los tres socios decidieron apostarle “con todo” a la industria cervecera. Estudiaron todos los procesos, hicieron todos los cálculos e invirtieron sin mesura alguna para obtener los mejores insumos, productos, mobiliario y todo lo que se necesita para tener una fábrica de producción de cerveza (Brewing) de nivel mundial.

Luego de dos años de la idea inicial de Antigua Cerveza, “J” regresó a Guatemala y pasó buscando por 9 meses una bodega idónea para empezar a unir las piezas restantes del rompecabezas. Durante todo este tiempo, mucha de la inversión –que casi significaba pérdida para los dos socios extranjeros– y el impulso –que significaba cansancio– se habían desvanecido pero aún seguía la llama iniciática que haría que en agosto del 2015, se abrieran las puertas de la bodega para bajar los tanques importados del contenedor y, empezar a hacer todas las conexiones, desembalajes y demás pruebas.

El camino apenas comenzaba. Los trámites y permisos iban lentos. Pintaba un oscuro panorama para todos los involucrados, que habían dejado de ser solamente tres socios capitales; sino muchísimas personas con expectativas de la marca, que ya había empezado a sonar entre colaboradores cercanos y amigos.

En mayo del 2016, después de cinco años del primer esbozo del proyecto, la planta ya era funcional pero aún no se contaba con todos los permisos de producción, competencia y distribución. Así, de nuevo, los impulso empezaron a decaer poco a poco… pero como me cuenta “J”: “Ya no había vuelta atrás… y aunque el panorama pintaba feo, como para dejarlo todo en el olvido… ya podíamos producir cerveza… y lo mejor de todo: ¡una excelente cerveza hecha casi 100% en La Antigua!

Por fin llegaron los permisos, y con estos más preocupaciones: la distribución, por ejemplo. Esto, porque Antigua Cerveza es una cerveza que vende solamente en barril, y esa es otra logística completamente diferente a la habitual de botella. Además, los dispensadores están hechos artesanalmente y tallados 100% a mano… con ese toque único y refrescante que tiene la marca.

Sin embargo, empezó la distribución y el trabajo de hormiga…

Actualmente, están presentes en veinte restaurantes de La Antigua y piensan expanderse lentamente hacia algunos restaurantes en Guate. “La idea principal de la distribución es tener una constancia en la calidad del producto, y es por eso que el barril nos permite crear esa experiencia“, cuenta “J” mientras me da un tour por la cervecería.

Tipos de cerveza

Al hablar de los tipos de cerveza que producen, “J” me cuenta que son recetas puristas con toques personales que fue encontrando al perfeccionar cada una de las recetas. Actualmente cuentan con 4 tipos, de los cuales hay 3 en venta y 1 que empezará a servirse en octubre.

A mi criterio, las tres cervezas que venden son de lo mejorcito de la producción artesanal local, sino es que la mejor. Les comparto mi apreciación de cada una y unos maridajes recomendados.

Muy Noble. Es una Blonde Ale dorada y con toques cítricos en su aroma. Sumamente refinada y perfecta para combinar con carnes a la plancha. Ajo, mucho ajo y cebolla ligeramente caramelizada. Ceviches frescos y cualquier hamburguesa que no sea ahumada. Es una cerveza de batalla por su ligereza, refinación y bajo alcohol (4.5%).

Don Nadie. Esta American Amber Ale de color rojo ámbar todavía no está a la venta, pero tendrá 5.5% de alcohol y elementos cítricos y frutales.

Sin Novia. Las IPAs o Indian Pale Ale se han vuelto famosas por su intensidad en la diversidad de lúpulos. Esta no es la excepción. Tiene un amargor divinamente cuidado y elementos dulzones por momentos. Es perfecta para maridar con sabores intensos que refuercen su potencia o con sabores dulzones que creen un maridaje por contraste. Otra opción son carnes ahumadas, fuertes o a las brasas. También con burgers o sándwiches donde las salsas sean especiadas y picantes, ya que contrasta muy bien con chiles y se complementan perfectamente. Como buena IPA tiene 6.5% de alcohol, lo que no te permite tomar muchas pero sí disfrutarte una dos relajadamente.

Cucurucho. Esta Stout es una delicia de cerveza. Está perfectamente tostada y su malteado le da toques de cacao, café y un leve caramelo que se complementa en retronasal con el lúpulo poderoso que traen de los Estados Unidos. Su sabor dulce-amargo es extremo y delicioso para maridar con estofados de cerdo, ahumados, barbacoas y demás sabores intensos. Todo en esta cerveza es un ritual, desde verla caer por el vaso hasta exhalar su aromas. Con postres es perfecta. La espuma espesa de sus micro-burbujas se complementa muy bien con chocolate, vainilla, pepitoria, caramelo, azúcar morena, turrones almendrados y helados cremosos.

¿Dónde la distribuyen?

La puedes encontrar en La Antigua Guatemala, principalmente en: Pappys BBQ, Bistro Cinq, Chermol, Hobbitenango, Caoba Farms, Porta Hotel Antigua, Monoloco, Sobremesa, Cáctus y Fridas. Y también en Ciudad de Guatemala: Santo Pan, Los Tres Elefantes y Melí Meló.

Lo genial de todo esto, es que la cervecería está en un crecimiento asombroso y se vienen grandes sorpresas para lo que resta del año. Yo, mientras tanto, las pruebo felizmente cada vez que puedo y hasta creo que pediré un barril de Sin Novia –haciendo alusión a mi soltería, jaja– para celebrar mi cumpleaños en septiembre.

A ustedes, solo me queda decirles que la prueben y que apoyen la producción local.

Y sobretodo, ¡porque es una gran cerveza!

Escrito por:
Pablo Bromo

Escritor, editor, chef y comelón. Ha publicado varios libros entre poesía, novela y cuento; también escribe para revistas culturales en Guatemala y Latinoamérica. Tiene una columna de música y una debilidad por la cerveza, el mar y toda la comida. Instagram: @pablobromo

Ver otras publicaciones de Pablo Bromo