fbpx

Competencia de tapas españolas

Competencia de tapas españolas

Muchos piensan que la gastronomía española se define solo por jamones curados, paellas exquisitas, quesos ibéricos y vinos tintos de La Rioja. Sin embargo –a lo largo del tiempo– la gastronomía española ha sido una pieza fundamental para entender mestizajes culturales y sucesos históricos que nos han transformado y, además, han cambiado la gastronomía del mundo entero.

Todos estos factores han enriquecido su gastronomía con ingredientes foráneos y procesos medievales que han prevalecido y continúan utilizando.

Clásico jamón serrano.

La diversidad de su geografía le da una versatilidad envidiable para la obtención y producción de productos únicos: clima marítimo en todos sus extremos, montaña, bosque y suelos enriquecidos en su meseta central con ingredientes que todos amamos; algunos como aceite de oliva, jamón serrano, queso manchego, conservas, especias y vegetales o pescados encurtidos.

Pero no nos olvidemos de las famosas tapas. Esas pequeñas delicias que en esta parte del mundo les llamamos “bocas” o “boquitas”.

Su origen es incierto y muy antiguo, pero este pequeño plato es una insignia española en el mundo. Su valor es inmensurable desde tabernas, cantinas, bares de lujo y restaurantes top que las ofrecen como aperitivo para una noche larga de tapeo y experiencias únicas.

Queso manchego y frutas silvestres sobre pan casero

Por eso, cuando la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España nos invitó a ser jueces en su segundo concurso de “tapas españolas” entre escuelas de cocina guatemaltecas, no dudamos en decir sí por su interés en expandir este legado gastronómico universal.

La competencia fue entre cuatro grandes escuelas gastronómicas de Guatemala: ACAM, ACG, Intecap y Las Margaritas. Todas mostraron su talento y creatividad con el uso de productos importados de España, técnica y creatividad propia.

La batalla entre las academias estuvo al tope, pero la Academia Culinaria Las Margaritas se llevó el primer lugar con una “Tortilla española con salsa de chorizo, chistorra y alioli quemado” que además de verse espectacular, tenía un balance de sabores-textura-color que le consiguió el mérito por todos los jueces. Entre ellos, cocineros y el embajador de España.

Luego siguieron en la premiación una “Croqueta de mejillón con top de piquillos sobre esponja de perejil, alioli de ajo negro y polvo de jamón serrano” de Academia Culinaria Las Margaritas para el segundo lugar, y una tapa de “Piquillos rellenos con gratinado de manchego” en tercer lugar para el Intecap.

Todos los alumnos fueron premiados con diferentes premios desde canastas con productos españoles cortesía de Corchos hasta noches de hotel en AC Marriot de Guatemala.

La verdad, son tapas para servirse en cualquier restaurante de Guatemala… y además, refrescan la visión contemporánea de lo que interpretamos como “tapa española”.

icex

ICEX, ACAM, Corchos y Embajada de España.

Gracias a la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España por darnos esta oportunidad de conocer, valorar y compartir lo que son las tapas españolas en todas sus versiones. Sobre todo… interpretadas desde aspirantes a cocineros de una Guatemala en el 2019, a 527 años de ese primer encuentro que cambió la historia del mundo.

Escrito por:
Pablo Bromo

Escritor, editor, cocinero y comelón. Ha publicado varios libros entre poesía, cuento y novela; también escribe para revistas culturales en Guatemala y Latinoamérica. Tiene una columna de música y una debilidad por la cerveza, el mar y los tacos. Es egresado de la Academia Culinaria de Guatemala. Instagram: @pablobromo

Ver otras publicaciones de Pablo Bromo