fbpx

Guatemala: un viaje gastronómico interminable

Guatemala: un viaje gastronómico interminable

 

Cuando la gastronomía es el resultado de una cultura diversa, adquiere aspectos únicos y mágicos. Durante varios años, hemos recorrido Guatemala en un viaje interminable donde sin importar el kilometraje que se recorra encontramos nuevos sabores, técnicas ancestrales e ingredientes únicos en cada uno de los rincones que nos rodean. 

Las recetas de las abuelas, las mujeres lideresas que dan de comer a su comunidad, los chefs que recorren el mundo para fusionar técnicas e ingredientes únicos de la región, los emprendedores que se adentran a la culinaria para salir adelante; todos ellos componen un recorrido único por Guatemala.  Así hemos celebrado Guate desde el inicio, con un tenedor en la mano y una cerveza que siempre acompaña cada comida. Conoce nuestra experiencia gastronómica junto a Cerveza Modelo en estas 7 regiones que hemos visitado. ¡Celebremos a Guate!

 

1. Caribe

En el caribe se saborea la migración y el comercio de una riqueza culinaria incomparable. En uno de nuestros viajes conocimos cómo la gastronomía de esta región se distingue por la combinación de culturas, donde resalta la culinaria garífuna y Q’eqchi. El producto de esta fusión se evidencia en platos como el Caldo de Tiquini del restaurante Gotay. 

Gotay está a la orilla de los manglares, en un muelle donde la frescura de la cocina se une con la de Río Dulce. La chef Chinda Ramirez nos contó que aprendió a cocinar  “viendo cómo lo hacían los abuelos”. Así, se respeta la técnica y el uso de ingredientes; como la base de coco en cada uno de sus platillos.  El caldo Tiquini es una celebración de la identidad afrodescendiente, se compone de una base de harina dorada y alabundigas con crema de coco, mariscos y banano rayado. Este plato es, en palabras de la chef, “el toque y la pura esencia garífuna”. 

2. Verapaces

Los mercados cantonales son el punto de reunión culinario para las comunidades en cada municipio del país. Sin embargo, hay negocios míticos y legendarios que perduran con el paso del tiempo debido a su calidad. En Cobán cuando se habla de estos negocios en el mercado no se puede dejar de pensar en la carnicería de Olivia Coy Tot.

Una de las especialidades culinarias de la región de las verapaces son los embutidos, debido a la migración. Olivia Coy Tot es una mujer originaria de Cobán, dedicada por completo a acreditar la calidad de los embutidos y preparaciones emblemáticas con diversas carnes del área de Cobán. En este recorrido probamos gallina criolla rellena, lomo ahumado, pierna mechada, el emblemático salchichón ahumado cobanero, chorizo colorado y chorizo parrillero.  Lo que más sorprende de Olivia, más allá de la calidad de su producto, es la superación emprendedora de su negocio en la industria culinaria. 

“Yo empecé mi local sin molino, sin refrigerador, yo sola, y al ver que lo que de verdad le importaba a mis clientes era la calidad de mis productos, me motivaba a ponerles más amor y ganas, amanecía ilusionada para venir a vender”. – Olivia Coy Tot.

 

3. Oriente

Si bien los puestos del Mercado son una institución culinaria que todo Foodie debería de explorar, sus puestos de comida también son una parada obligatoria en todo recorrido. En la Perla del Oriente, Chiquimula, la comida callejera representa el desarrollo y fortalecimiento de una economía local que crece de forma orgánica. Sus puestos de comida callejera, liderados por mujeres, brindan una opción imprescindible de alimento para todos aquellos trabajadores, familias y curiosos de la gastronomía local. 

Hay varios platos que no pueden faltar en la gastronomía callejera del Oriente: las tortillas de harina, los almuerzos a la carta en los comedores, o las deliciosas garnachas que se fríen al instante frente a nosotros mientras tomamos una cerveza. Sin embargo, el Oriente es conocido por el sabor único de sus inigualables Chicharrones que se sirven desde las 7 a.m. en el parque central. En nuestro viaje los probamos junto con yuca, taquitos fritos, un curtido curioso de la región elaborado con papaya verde y una agüita de pepita. 

Fuimos hasta Chiquimula para probar sus famosos chicharrones junto a una Cerveza Modelo.

 

 

4. Ciudad de Guatemala

Cuando hablamos de Guatemala, pensamos en una locación donde la gastronomía se une con la vida rápida que exige una de las ciudades más grandes de Centroamérica. Sin embargo, al pensar en la ciudad no se puede dejar pasar el centro donde se encuentra un paisaje lleno de arquitectura antigua, comercio local, instituciones y mercados. Estos últimos son un rincón de colores y sabores, donde más allá de los productos frescos se encuentran sus inigualables comedores. 

Doblada de res con doble porción de repollo y salsa.

Si bien existen comedores míticos en el Mercado Central, en nuestro recorrido por el país hemos visitado algunos que merecen una mención única. Allí se encuentra Doña Mela, o la “Refresquería Cristian” atendida por Doña Lucky. Si se quiere comer desde un pan con frijol o un adobado de cerdo con guacamole y perejil, realmente no importa; aquí se encuentra todo antojito que nos despierte ese orgullo de la comida de nuestro país, y lo más importante de todo: es riquísimo.  

 

5. Antigua Guatemala

En Antigua Guatemala se puede hablar de una culinaria local variada, fusionada e incluso extranjera. No obstante, nosotros no podemos dejar de recordar con cariño y pasión aquel viaje que hicimos para conocer una panadería con 75 años de historia, donde su experiencia es tan longeva como su horno de leña donde se crea el pan. 

En la Panadería San Antonio Cuchicuchi el olor a pan que inunda la tienda, se complementa con fotografías de principios del siglo 20 que decoran las paredes. Allí conocimos a  María Teresa y Gandi, el nieto del famoso Cuchicuchi. Escucharlos hablar fue ser testigo de la pasión y la tradición familiar de la gastronomía antigueña. Y cómo no hablar del pan, aquí probamos las mejores recetas; su dulzura ahumada y textura que pide a gritos un cafecito mañanero o  una cerveza de la tarde para combinarlo.  

 

6. Xela

Los tamales son sinónimo de maíz para casi todos los guatemaltecos; pero en Xela, los tamales son de arroz. Aquí es donde vemos que nuestra cultura gastronómica ha pasado un proceso de mestizaje que nos ha hecho descubrir sabores únicos como los emblemáticos sabores de Quetzaltenango. En nuestro último viaje a Xela visitamos la casa de la familia Nimatuj, una empresa familiar que es sinónimo de “El tamal típico quetzalteco”. 

Doña Miriam y doña Roberta preparan los tamales típicos de Quetzaltenango.

“Antes de la llegada de los españoles, todos los tamales eran solo de maíz. La carne que se usaba era de venado, jabalí o coche de monte”. Doña Miriam y doña Roberta nos contaron cómo los componentes de los tamales han cambiado según la introducción de ingredientes como el arroz, la carne, las aceitunas, azafrán o chiles pimientos; sin hablar de los dulces con leche, canela y azúcar, el recado con chocolate, ajonjolí, pepitoria, manía y almendras. Sin embargo, todo quetzalteco sabe que aunque hay tamales de maíz, el sabor de sus tamales es de arroz.  

 

7. Tecpán

¿A quién no le gusta viajar a Tecpán por unas tortillitas con queso? Tecpán es un paraíso de bosques verdes, campos que extienden en el horizonte y fincas con paisajes que nos cortan el aliento. En este lugar mágico la gastronomía se define por el frío acogedor que mueve a cientos de familias a visitar sus restaurantes, y las grandes migraciones que han llevado técnicas e ingredientes que se acoplan de forma perfecta a su entorno local.

En la gastronomía tecpanera hay que empezar por reconocer la importancia de sus embutidos, reconocidos en todo el país. También es inevitable pensar en las conservas y los quesos; además de sus hortalizas, frutas, y crianza de ganado. ¿Qué lugares hay que visitar? Nosotros recorrimos los sabores de Katok, El Rincón Suizo y Chichoy; donde degustamos las famosas y clásicas tortillas de maíz negro con queso Chancol y el queso curado D’Boy con una Cerveza Modelo

 

Guatemala es multicultural, y por esa razón un paraíso multigastronómico. En estos recorridos hemos aprendido que en cada rincón de nuestro país se celebra el orgullo de ser guatemalteco en los ingredientes, en las recetas y en la cocina. Nuestros sabores únicos, ancestrales, migratorios y mágicos nos hacen querer celebrar de la mejor forma, con un tenedor en la mano y una cerveza que combina lo bueno, una Cerveza Modelo.

¡Celebremos a Guate!

Escrito por:
Jose Vega

Cree que la comida, al igual que la vida, se trata de experimentar y arriesgar. Cocina, prueba nuevos sabores y escribe en su tiempo libre. Ha trabajado como comunicador, escritor, docente y editor.

Ver otras publicaciones de Jose Vega