fbpx

COFFEE FEST 2018

COFFEE FEST 2018

Centroamérica produce de los mejores cafés del mundo, y el café de Guatemala es de los favoritos entre los fanáticos del café. Principalmente porque nuestro café es conocido por tener cuerpo, balance y dulzura..con el toque justo de acidez.

El clima de Guatemala es uno de los más diversos en el mundo del café, con 8 diferentes regiones para cosecharlo en las diferentes regiones: Antigua Guatemala, Acatenango, Huehuetenango, Fraijanes, San Marcos, Nuevo Oriente, Atitlán y Cobán. Cada una de las regiones tiene condiciones únicas y microclimas. En Guatemala existen muchas variedades de café, entre ellas Bourbon, Caturra, Catuaí, Typica, Maragogype, y Pache.

La Asociación Nacional del Café (Anacafé) es una institución fundada por la Ley del Café en 1960, y se dedica a fortalecer la economía nacional a través de la producción y exportación de café. Representa a más de 125,000 caficultores de todo el país. En el 2002 nace la Escuela de Café de Guatemala, para promocionar el café de Guatemala y enseñar la correcta preparación de café con las diferentes técnicas y métodos. Y es la Escuela de Café que nos trae el Coffee Fest, donde reúne a todos los protagonistas de la cadena del café en un ambiente familiar, festivo y educativo.

El evento se pensó dentro del marco del Día Internacional del Café (1 de octubre), y este año con mayor importancia, pues el Café de Guatemala fue declarado patrimonio intangible el 2 de agosto del 2018 por el Ministerio de Cultura y Deportes.

El Coffee Fest fue el 13 y 14 de octubre en las instalaciones de Anacafé. En este evento encontramos stands de proveedores, exhibición de diferentes coffee shops, charlas, food trucks – por primera vez stands de diferentes productores de café para poder comprarles directo y conocer sus marcas. Además, la competencia de Aeropress Fellow de donde salieron 3 ganadores.

Todos los baristas que participaron en la competencia utilizaron café de la Finca Aurora, de la variedad caturra, con que logra una taza con perfil dulce. La finca fue fundada en 1887 y desde hace dos años utiliza en todo su proceso herramientas de acero inoxidable, y tratan al grano como un producto alimenticio desde la cereza, y redujeron el uso de de agua de 18 litros de agua por café cereza (cuando la norma es de hasta 250 litros). Dentro de la finca también tienen un restaurante, donde todo lo que se sirve se cultiva o se procesa a menos de 1 km del restaurante. 

En la competencia de Aeropress, los baristas pudieron competir con una receta de su invención, utilizando 210 mililitros de agua y 8 minutos para preparar varias extracciones en Aeropress, presentando la mejor a los jueces. La extracción seleccionada por cada barista es evaluada por 3 jueces, catando las mismas y señalando la taza que pasa a la siguiente ronda. Si los 3 jueces señalaran diferentes tazas, hay un cuarto juez que desempata y así pasa el finalista a la siguiente ronda.

Los jueces fueron Juan Luis Alvarado, Brayan Cifuentes y Jaquelin Medinilla de Anacafé; Betty Leiva y Erick Rosales de Unicafé; Julio Figueroa de Bella Vista; Jonathan Rangel de Coyote; María Inés Leal; Maria Andreé Negredo, artista de café; Norberto Ortiz de Café El Injerto; y Héctor González de Café Divino.

Para quienes no conocen el proceso de Aeropress, es un dispositivo para preparar café inventado por Alan Adler durante el 2005 en Estados Unidos. El café se infusiona en agua de 10 a 50 segundos (según la molienda del café y qué tan fuerte quieran el café), y luego forzando a través de un filtro de papel o de metal cilíndrico. Los cilindros que forman el Aeropress son dos, uno flexible que se introduce dentro del cilindro más grande, funcionando parecido a una jeringa. El proceso se creó para acortar el tiempo de infusión del café, reduciendo su sabor amargo.

Así que desde el sábado, empezaron las Competencia de AeroPress/Fellow, para llegar a los tres concursantes en la competencia final del domingo. Las competencias duraron todo el domingo, así como las charlas impartidas por diferentes expositores involucrados en el mundo del café

Dos días llenos de actividades y muchos stands que visitar, fue un fin de semana con mucho café y conociendo las historias de muchos emprendedores. Muchos de los caficultores se enfocan en el proceso Honey. En este proceso el café, luego de separar el grano de la cereza, se seca con parte o incluso con la capa completa de mucílago (capa que contiene gran cantidad de sucrosa y ácidos). Este proceso es más largo, pues primero recolectan las cerezas más maduras de los cafetos, luego entran a la parte de secado lentamente, pero evitando la fermentación de los granos por los altos índices de humedad, esto permite que los sabores se trasladen del mucílago al grano – esto se logra moviendo el café una vez al día durante 6 a 8 días.  Una vez seco, el café está listo para tostar y moler como en procesos tradicionales.

Platicamos con la Asociación de Mujeres en Café de Guatemala, que busca generar oportunidades para la mujer en la industria para mejorar su calidad de vida, la de su familia y comunidad. Actualmente hay 45 socias activas en la industria de café (productoras, tostadoras, exportadoras, beneficios, importadoras).

Adicional a la producción de café también encontramos productos de macadamia, miel de abeja, licor de café y panaderías. Conocimos a Kapé Juyú (nombre en Cakchiquel, traducido al español Café del Cerro) que comercializa cafés de Suchitepéquez y Chimaltenango. También a El Viejo Café, que adicional al café y sus productos de panadería nos presentaron el Cafflano, un filtro portátil para preparar espresso. El resultado es impresionante, la crema del espresso cual salido de una cafetera profesional. Luego, para los entusiastas de café preparado en frío conocimos Café Ancestral, quienes inicialmente empezaron comercializando café pero en el 2018 lanzaron su cold brew embotellado, el cual es infusionado en frío durante 72 horas. Ellos compran café de pequeños productores locales, luego lo tuestan y muelen para luego hacer el cold brew embotellado.

Como esta fue una aventura de dos días y de varias horas cada una, nos quedamos a almorzar en el Coffee Fest donde había varios food trucks: El Monchis steak truck, Más Café food truck, Hooters food truck, Helados Oggi, Burger Bros – ya luego del almuerzo regresamos a seguir platicando con los expositores. ¡Había mucho que aprender! Incluso había un área infantil donde Funcafé tenía cuenta cuentos para niños.

Seguimos conociendo diferentes cafés, como Cafeto Mío – quienes se dedican a comprar café de especialidad de las mejores fincas de Guatemala con tueste artisanal y siempre fresco. Adicional del café, los productos que sirven en el coffee shop son 100% artesanales: panes, helados, gelatinas.

Nos topamos también coffee shops conocidos como 12 onzas con venta de café y sampling, así como y al duo de Café Atelier, quienes tienen diferentes accesorios para café de especialidad hechos artesanalmente – todos que cumplen con los estándares internacionales para poder usar los productos a nivel profesional. Ofrecen tappers, tamping pad, niveladores, porta knock box y bases para pour over.

El segundo día me encargue de Café Jade, de San Lucas Tolimán. Trabajan el café de pequeños productores de las faldas del volcán Atitlán y Tolimán. Es un café dulce, acidez equilibrada y es por el microclima que les da el Xocomil – algo que sólo el lago de Atitlán da. La acidez es pronunciada, más no prolongada. Tienen un coffee shop en San Lucas Tolimán para que los mismos productores prueben la calidad del café que ellos producen – y se dan cuenta que su café es de buena calidad. Otro producto que tienen son azucareras hechas por un grupo de jóvenes que reutilizan la madera del cafeto. Están hechos a mano, las azucareras se curan únicamente con cera de abeja para evitar la contaminación del azúcar con químicos.

También conocimos el proyecto de Café Cultura, con café móvil y carrete de crepas – los pueden encontrar en Pasos y Pedales – pero también los pueden contactar para un coffee bar para eventos. ¡Encontramos de todo en el Coffee Fest! Para quienes buscaban opciones de pasteles y panes gluten free, sin azúcar ni lactosa, y vegan conocimos a Mary de Curly Girl Nutrition. También conocimos a Café Reservas de la Cabaña que además de café, también ofrecen miel y polen, y a Doña Maritza que tiene café de la finca La Hierba Buena, de la montaña de San Pedro Pinula y San Luis Jilotepeque, Jalapa. La producción es sostenible involucrando en su proceso a mujeres de la misma comunidad – el 80% de su fuerza laboral son mujeres. En Doña Maritza se enfoca en las mujeres pues creen que la mujer es el foco principal para el desarrollo de la comunidad, empezando con las familias de cada una de sus colaboradoras.

Si quieren conocer más productores locales definitivamente estén pendientes de los eventos de Anacafé y de la Escuela de Café – compramos varias libras de café de diferentes regiones y hechas con diferentes procesos.

Y para cerrar con broche de oro, los tres baristas que aseguraron su puesto en la final del concurso de Aeropress/Fellow fueron: Pedro Martínez de Café Sol, Oscar Obando de la Escuela Top Barista y Juan José Pérez de Guate Java. La competencia estuvo dura, ambos días y en varias ocasiones se necesitó del voto del cuarto juez, pues la calidad de las preparaciones de cada uno de los baristas era única – y los tres jueces principales votaron varias veces por diferentes tazas. Y como era de esperarse, luego de la deliberación final, la votación fue igual – el juez desempató los resultados. El primer nombre que mencionaron fue el de Juan José Pérez de Guate Java, quien se llevó el tercer lugar. Luego, ¡la emoción!, nombraron al ganador del segundo lugar Oscar Obando de la Escuela Top Barista, coronándose Pedro Martínez de Café Sol con el primer lugar.

Escrito por:
Kitty Florido

Diseñadora, fotógrafa y co-fundadora de The Foodies’ Kitchen. Aprendió a cocinar desde pequeña por medio de sus abuelas y cualquier libro de cocina que pudiera conseguir. Le encanta hornear postres y preparar recetas fusión utilizando ingredientes guatemaltecos con recetas internacionales.

Ver otras publicaciones de Kitty Florido