fbpx

Tecpán Mágico: una experiencia sin paralelos

Tecpán Mágico: una experiencia sin paralelos

Manejar por tres horas para llegar al evento de Tecpán Mágico resultó un sacrificio diminuto para disfrutar de una experiencia sin paralelos en Guatemala.

El evento fué una celebración de la gastronomía y cultura Guatemalteca organizado por el restaurante Chichoy. Para el mismo planificaron una cena de autor para cada sábado del mes de Octubre a cargo de algunos de los exponentes más relevantes de la gastronomía guatemalteca.

El acontecimiento tuvo lugar dentro de una carpa arreglada con todo el lujo que el evento merecía resguardando a más de 200 comensales. Un lleno total. Como primer punto en la agenda, “La orquesta de las verduras”, llamados así porque los talentosos músicos trabajan también como campesinos,  sorprendió a los comensales con una interpretación de piezas nuevas y clásicas las cuales fueron recibidas con numerosos aplausos.

La clausura del evento estuvo a cargo del Chef Nestor Sical cuya original propuesta se basaba en utilizar la historia del restaurante para componer un menú sin igual.

Para la entrada el chef quiso honrar los inicios de Chichoy, donde las mujeres que trabajaban en el restaurante vendían principalmente tortillas con queso y/o chorizo. Utilizando el maíz como ingrediente central, presentó un pan de elote acompañado de un paté de hongos ahumados con sabor a longaniza y una mermelada del chirmol de la casa. El plato fué decorado con una muñequita porque las mujeres también vendían muñecas de trapo.

La carpa cayó en silencio tan pronto la entrada fue servida y los comensales la degustaban. El escenario fue puesto a disposición de la pianista guatemalteca Yahaira Tubac, quién con tan solo 9 años subió al escenario y comenzó un fantástico concierto sin usar una sola partitura! Su hermano de 5 años la acompañó en un segmento del concierto con el violín.

Para el plato principal, Nestor nos recordó sobre la destrucción del restaurante cuando el Mitch golpeó al país. Como analogía de esta experiencia sirvieron un venado ahumado sobre una cama mixta de piña con papaya a punto de mermelada de sauco  (el mismo relleno de su famoso pie de la casa) topado por una ensalada de zanahoria. La carne de venado era suave y tenía un sabor fuerte el cual creaba un balance perfecto con el dulce de la papaya y la piña. Nestor nos invitó a “destruir el plato” y combinar todos los ingredientes como el resultado de la renovación a partir de la destrucción.

Para el postre, se inspiró en la triada latinoamericana; tres ingredientes que se siembran en conjunto y son la base de nuestro alimento: el elote, el frijol y la calabaza. Utilizando estos trés ingredientes presentó un atol de masa negra fría con una trufa de frijoles dulces, pepitoria tostada topado con un nido frito de pelos de elote.

Al finalizar la cena los aplausos parecían no tener fin. Aplaudíamos por la brillante comida, el alucinante concierto y la felicidad que nos llevó en una nube de vuelta a casa.

Escrito por:
Ana Cosenza

Conocida por sus viajes, videos y pasiones, reconocida por su altura y sus colochos. Cineasta profesional, escritora vocacional. Batió records al recorrer la Patagonia en una moto y el Ganges en un barco. Mantiene un hambre feroz por la vida y la buena comida.

Ver otras publicaciones de Ana Cosenza