Flor de Lis

logo_Flor de Lis
  • Paseo Cayala zona 16 edificio G1 local 106
  • 4220 1441
  • Visitar sitio web
  • Dom 12:30-19:00

    Lun-Sab: 12:30-22:00

Flor de Lis es un restaurante que se caracteriza por el uso de productos locales. De clasificarlo como cocina contemporánea, podemos hablar de dos ramas: Cocina de Autor o Cocina Tecno emocional. Decir que Flor de Lis es Cocina de Autor, terminología que se puede utilizar en muy pocos chefs, pues la autoría en la gastronomía implica una historia, un desarrollo y experiencia que lo definen. Al probar la comida de Flor de Lis, independientemente del platillo que pruebes, sabes que es elaborado por el chef Diego Telles y su equipo.

Diego Telles se inspira en Guatemala como un todo más allá que la especificidad de sus ingredientes o técnicas. Su cocina se inspira en lugares, momentos, paisajes, tradición e historia. Su cocina no busca ser “la mejor comida”, sino una historia, un momento que se quede plasmado en tu memoria a través de los sentidos.

Tostada de yuca y chile con crema de carnes frías y limón fermentado.

La cocina de Diego se caracteriza por tener 3 notas de sabor: La primera, es percibida por los aromas. La segunda, por el sabor de impacto y, la tercera, la nota que deja al final. Para ello requiere conocimiento de técnicas y texturas que lo logra diferenciar del resto, utilizando un contenido graso, acidez y elementos verdes como catalizador.

Tamal de maíz negro, con manteca de pato, fondo de rabo y glaseado de chipilín.

Flor de Lis es un concepto redondo que implica una atmósfera creada por decoración y música de misterio, sin perder elementos guatemaltecos como los ángeles de barro en la pared. La cocina es la luz al final de un túnel oscuro donde trabajan cocineros jóvenes, inspirados en ingredientes guatemaltecos; la mayoría con experiencia en restaurantes extranjeros de alto nivel, pero con un amor a nuestros ingredientes. Y eso los destaca.

Botrán Reserva Blanco, Licor 43, Almíbar y mineral.

Flor de Lis se caracteriza por técnicas de creatividad inspiradas en Mugaritz, limitando el número de ingredientes y colores en el plato. Y además, un minimalismo planificado.

Entre los platos de su último menú destaca el Ravioli, un ravioli verde de hierbas nativas relleno de güicoy y pepitoria. Un plato que demuestra la creatividad en una presentación abstracta y elegante, además de un juego de sabores inesperados en los que Diego  juega con lo dulce y lo amargo, lo áspero y lo cremoso.

Siguiente: Kardamomuss

 

 

Escrito por:
André Schrei

Ávido glotón, curioso intelectual, columnista e investigador de la comida mesoamericana. Director de contenido en SoyRaices.com y creador de WunderChef.me

Ver otras publicaciones de André Schrei