Como Como

Como Como

Un rinconcito belga en La Antigua.

Como Como es un bistro belga con más de ocho años de abierto. Su ambiente es súper acogedor y está inspirado en los viajes que los dueños han hecho alrededor del mundo, pero sobre todo, en la Bélgica que fusiona varias gastronomías, donde prevalecen la flamenca y la francesa, sobre todo en técnicas y presentaciones elegantes.

La historia detrás del restaurante es especial. Sus dueños, una pareja de esposos: Suzanne y Eric, se conocieron en Bélgica durante un viaje.

Luego decidieron casarse y viajar por el resto del mundo para inspirarse en detalles que poco a poco le dieron al restaurante. Aunque Eric, quien es chef, está inspirado en su gastronomía local, donde es común encontrar torneados, papillotes, fondos espesos, salsas de larga preparación y estofados a cocción lenta.

Todo minuciosamente seleccionado para vivir una experiencia de esas que valen la pena.

Al respecto, dice Suzanne: «Lo comida belga es generosa y nuestro menú es un reflejo de una fusión constante… también es un reflejo de Bruselas, la capital de Bélgica, que está llena de mucha diversidad».

Suzanne, belga-guatemalteca.

Partiendo de esa diversidad migratoria de la que habla Suzanne, decidimos probar algunos de sus platos más emblemáticos: el Waterzooï, que es un estofado de pescado acompañado de verduras torneadas y en julianas. También probamos el inesperado Filet Americain, que es carne cruda acompañada de una yema de huevo, alcaparras, cebolla, pepinillos y papas fritas; una de las delicias que no encontrarás en ninguna otra parte y, de la cual Raúl se inspiró para hacer su coctel, aunque esta frase de Suzanne fue la guinda en el pastel para una tarde muy amena en Como Como: «cuando viajás, valorás más tu tierra… hasta amarla un poco más».

Por eso no es sorpresa que el coctel, llamado Hunahpú como el volcán guardián de la ciudad de La Antigua y como el gemelo del Pop Wuj convertido en sol, haya salido de una alquimia de ingredientes: ron reserva, licor de hierbas, limón, jengibre, naranja, agua de mar y cacao.

Una delicia refrescante para una tarde inolvidable frente al volcán.

  • 45 ml de Ron Botran 15 años
  • 15 ml de limón
  • 15 ml de jarabe de azucar
  • 15 ml de licor de hierbas
  • 15 ml de bitter de naranja
  • Splash de agua de mar con glaseado de cacao artesanal
Escrito por:
Pablo Bromo

Escritor, editor, chef y comelón. Ha publicado varios libros entre poesía, novela y cuento; también escribe para revistas culturales en Guatemala y Latinoamérica. Tiene una columna de música y una debilidad por la cerveza, el mar y toda la comida. Instagram: @pablobromo

Ver otras publicaciones de Pablo Bromo