fbpx

El Unicornio Azul

El Unicornio Azul

Pauline Dècamp y sus caballos

El Unicornio Azul es un pequeño paraíso ecuestre en medio de las montañas de la aldea de Chancol en la sierra de Los Cuchumatanes. Pauline y Fernando son los propietarios. Pauline es de origen francés y Fernando es guatemalteco.

Se mudaron a esta región con el fin de realizar su proyecto de vida. Para Pauline, el propósito, aparte de vivir en Guatemala junto a su marido, era dedicarse al turismo ecuestre, ya que una de sus mayores pasiones son los caballos y, para Fernando, era vivir una vida tranquila en el campo.

Pauline Dècamp y El Unicornio Azul.

“El Unicornio Azul no es un hotel”, nos explica Pauline.

“Realmente es mi casa, yo vivo aquí. No tenemos un restaurante, tenemos una mesa familiar en la que se hace una misma comida para todos (tomando en cuenta dietas especiales si se avisa con anticipación). Mucha gente cree que puede venir a comer y a pasar el día, pero no funciona así. Está abierto sólo para huéspedes y debes primero llamar y hacer tu reservación”.

Los cuartos que ofrece Pauline son muy bonitos y cómodos. Durante el día el clima está bien, pero en las noches, especialmente en los últimos meses del año, hace bastante frío. Antes de ir a dormir, le entregan a cada huésped una bolsita con agua caliente para meter entre las sábanas, lo cual me parece un detalle genial ya que te metes a tu cama y está calentita.

Pauline y Fernando se mudaron a Chancol hace veinte años, cuando el lugar estaba aún bastante aislado. La carretera de acceso era de terracería y solo un carro 4×4 podía llegar. De diez casas que hay ahora, antes solo había tres. Pauline recuerda que tenían un teléfono para responder llamadas, pero nadie lo usaba nunca. Incluso se tardaron bastante en conectar el internet.

La propiedad de Pauline y Fernando es de ensueño, especialmente a fin de año cuando los cielos están completamente despejados. Es de los pocos lugares en los que verás caballos corriendo libremente y revolcándose de alegría en la grama. Pauline tiene una relación muy estrecha con sus caballos. Logra un nivel de comunicación con ellos, que muy poca gente logra desarrollar.

“Antes hacíamos tours a caballo de varios días, incluso llegábamos hasta Nebaj a caballo. Lo dejamos de hacer porque era mucha logística y muy poca gente interesada en tours tan largos. Hoy en día ofrecemos tours de un día en los alrededores. Los tours más cortos nos funcionan mucho mejor”.

Gracias a Toyota y a la excelente RAV4 que nos llevó por todo este recorrido.

La noche que cenamos en el Unicornio Azul, nos sirvieron una sopa de tortilla casera. Estaba espectacular. Sabía a muchas verduras y, a pesar de ser sopa de tortilla, tenía esa delicadeza de la sazón francesa. Pauline y Fernando abrieron un restaurante en el mirador Juan Dieguez Olaverri, llamado Café del Cielo. Encuentras chocolate caliente, cafecito, pastas, pescado, carnes y sopas. Lo lindo de comer en el café del cielo es la vista… un espectáculo que no te puedes perder.

Escrito por:
Miss Menú

Directora de producción y edición de contenido. Co-fundadora de Mister Menú. Co-capitana del barco pirata.

Ver otras publicaciones de Miss Menú