fbpx

Los Azzari y el Queso Chancol de Nebaj

Los Azzari y el Queso Chancol de Nebaj

 

 

La historia del queso Chancol comienza al norte de Italia, justo en el área fronteriza entre Milano y Suiza. Allí nació Giuseppe Azzari, quien, al igual que la mayoría de personas en su pueblo, conocían el arte de hacer queso, ya que para ellos, hacer queso en casa era algo tan típico como para nosotros lo es hacer tortillas.

En los años treinta, justo entre la primera y segunda guerra mundial, la situación geopolítica europea hace que se desate en Italia una gran pobreza. Giuseppe, en lugar de quedarse en Italia sobreviviendo con las pocas oportunidades que había, decide subirse a un barco y cruzar el océano para aventurarse a “l’america”. Así es como llega, por primera vez, a California. En California se queda un tiempo en el negocio de las vacas lecheras y logra hacer suficiente dinero para regresar a Italia y hacer una familia. Desafortunadamente, a los pocos años, su esposa muere y Giuseppe, con el corazón partido, decide volver a subirse a un barco para continuar con su aventura americana.

En esos entonces, viajaba con un grupo de italianos que planeaban llegar a Brasil, donde había mucha tierra para tener ganado y una colonia italiana bastante grande. Por azares del destino, el grupo de italianos con los que viajaba se bajan del barco en El Salvador y deciden comenzar una panadería. Estando allá, Giuseppe cae enfermo de malaria. En aquel entonces, tener malaria era una situación muy seria. Alguien le recomendó el clima de las montañas de Guatemala, que era muy similar al clima de su región de nacimiento y, el grupo entero de italianos, decide cruzar la frontera hacia Guatemala.

Con los ahorros que tenían, el grupo de italianos invierte en abrir una finca con vacas lecheras y toros, llamada La Suiza, en San Lucas Sacatepéquez. Un trágico día, un toro mata a uno de los buenos amigos de Giuseppe. Esto lo entristece tanto que decide desligarse del grupo y acepta un trabajo como administrador en la finca “Chancol” en los cerros de Los Cuchumatanes.

Las montañas de los Cuchumatanes donde se hace el Queso Chancol.

Allí comienza a producir queso y de allí nace el nombre “Queso Chancol”. Durante ese tiempo se enamora de Consuelo Cáceres en Chiantla, se vuelve a casar y adquiere tierra en Nebaj, con la idea de hacer un hogar placentero para su familia, en un lugar que fuera bueno para alimentar a las vacas de pasto. Se muda a Nebaj, tiene varios hijos y comienza a hacer queso, más que nada, para consumo propio y venta de los excedentes en pocas tiendas de productos gourmet en la capital. A Giuseppe nunca le atrajo la idea de expandirse y hacer una gran empresa, su anhelo era tener una vida tranquila junto a su esposa e hijos en el campo.

El queso que conocemos hoy en Guatemala como “Chancol” está inspirado en el queso italiano Grasso d’Alpe, típico de la región de donde es Giuseppe, en las montañas del norte de Italia. Los hijos de Giuseppe que heredaron el negocio, Hugo y Agustín, se repartieron la tierra en Nebaj y la dividieron en Hacienda San Antonio y Hacienda Mil Amores. Ambas familias producen el queso y cada una lo distribuye a distintos clientes.

Agustín Azzari y su esposa en Hacienda Mil Amores.

El boom gastronómico que hubo en Tecpán, hizo que se popularizara el queso Chancol a través de varios restaurantes emblemáticos de la región, que lo comenzaron a vender derretido en tortillas negras o como un producto gourmet “para llevar”.

Desayuno típico con Queso Chancol.

Hoy en día es considerado “el queso maduro” artesanal guatemalteco, ya que su elaboración sigue siendo idéntica a la técnica que usaba Giuseppe. Entre las dos familias Azzari, producen un aproximado de 900 quesos al mes. Venden queso de vaca, queso de cabra y un queso mezcla entre vaca y cabra.

Sigue leyendo: Comedor Amparito en Paquix.

Escrito por:
Miss Menú

Directora de producción y edición de contenido. Co-fundadora de Mister Menú. Co-capitana del barco pirata.

Ver otras publicaciones de Miss Menú