Río Lámpara

Río Lámpara

Luego de las últimas gotas de café, Javier me llevó nuevamente al barco en dirección hacia el Río Lámpara. El recorrido se disfruta mucho.

Ver cómo el Río Dulce comienza a volverse más estrecho, las casas se tornan de paja y los barcos de motor se convierten en cayucos de remo. Al llegar a una playa, caminé unos 15 minutos entre la selva para descubrir una catarata escondida. Éramos los únicos en el lugar y era hermoso.

Catarata Río Lámpara

Catarata Río Lámpara

Nada nos podría haber sacado de ahí más que el hambre, así que agarramos camino de vuelta hacia Livingston y, sin mayores rodeos, llegamos a Happy Fish.

Escrito por:
Ana Cosenza

Conocida por sus viajes, videos y pasiones, reconocida por su altura y sus colochos. Cineasta profesional, escritora vocacional. Batió records al recorrer la Patagonia en una moto y el Ganges en un barco. Mantiene un hambre feroz por la vida y la buena comida.

Ver otras publicaciones de Ana Cosenza