Naranjo

Yendo en dirección a El Naranjo, el camino se hacía cada vez más estrecho por la selva. Tuvimos que cerrar las ventanas para que no se metieran las hojas y las ramas rayaban el carro. Estábamos pasando por el punto más estrecho cuando, de pronto, la selva se despejó por completo. Del lado derecho, nos topamos con la frontera agrícola. De allí, hasta el horizonte visible, era todo terreno despejado y algunas vacas. Sentí un apretón en el pecho al entender que, a pesar de ser salvaje e indomable, la selva es sumamente vulnerable y se reduce cada vez más. Finalmente llegamos al sitio El Naranjo. Aquí, te sientes como un explorador que está descubriendo el sitio por primera vez. Silencioso y místico, es el perfecto destino para cualquier amante de las aventuras 4×4, especialmente con tan buena compañía como la Negra Tomasa, nuestro Toyota FJ Cruiser, que no nos decepcionó en ningún momento.

Naranjo-mister-menu-peten

Escrito por:
Miss Menú

Directora de producción y edición de contenido. Co-fundadora de Mister Menú. Co-capitana del barco pirata.

Ver otras publicaciones de Miss Menú