fbpx

El Peñascal y su fundador, Juan de Dios

El Peñascal y su fundador, Juan de Dios

logo_El Peñascal y su fundador, Juan de Dios
  • 5a avenida 2-61 zona 1, Cobán.
  • 7951-2102
  • Visitar sitio web
  • Lunes a sábado de 7:00 a 22:00

    Domingo de 8:00 a 22:00

Como cocinera altaverapacense, ha sido valioso para mí, reconocer a personajes que han aportado a la cazuela común de la cocina local. Esta vez es un muy grato reconocer la labor de un restaurante referente de la cocina regional en Cobán, hablo de El Peñascal y su fundador don Juan de Dios Martínez Polanco.

Don Juan de Dios es, sin duda, una pieza importante en la industria local de restaurantes y, al conversar con él, me manifiesta que si bien el restaurante es un reto diario, reconoce que la labor más grande es complacer a todos sus comensales.

Tazajo

El Peñascal aporta desde su menú, platillos regionales como el caldo de chunto, que se sirve con sus tamalitos y la bebida de los dioses: el cacao. También el delicioso tazajo, que me comenta don Juan de Dios, decide agregarlo a su menú en señal del rescate de platillos urbanos llevados a cocina de restaurante.

Tazajo acompañado de una cerveza Modelo

Otro platillo muy particular es la sopa cobanera que nos dejó encantados. Este platillo es una hibridación de la sopa de tortuga, pues lleva todos los ingredientes y la exacta preparación, pero en vez de tortuga se agrega pata de cerdo picada. Esto responde a la responsabilidad social del resguardo de la especie.

Sopa cobanera con cerveza Modelo

Don Juan de Dios y su familia llevan construyendo un viaje de 19 años con el restaurante. Sin duda, El Peñascal ocupa un espacio sensible y valioso en el mercado de Alta Verapaz, esto por el trabajo que conlleva la visión de resguardar platillos regionales, así como la importancia de emplear a todo un equipo de trabajo.

“La misión del Peñascal y nuestra familia es resguardar nuestros platillos regionales, exaltar la cocina local; también creemos en alentar a los productores locales y ser una fuente de trabajo con toda alegría”. – Juan de Dios Martínez

Muchas gracias, don Juan de Dios, por compartir un grato momento y, al escucharlo, sentirme identificada con anécdotas del diario vivir dentro de un restaurante… historias que se viven de manera intensa y apasionante desde una cocina.

 

Siguiente: Hu Nal Ye

 

Escrito por:
Paula Enriquez Winter

Soy una amante de mi país, una soñadora que cree firmemente que es uno de los mejores del mundo. Creo fehacientemente en formar a mi hijo Paulo en libertad responsable, con amor al conocimiento, con la visión de ser un dador a su país. Hago de cada día un viaje, un rema traducido en alegría y agradecimiento por poder realizar mi pasión que nunca ha sido un trabajo… la cocina, la investigación y desarrollo de nuestra gastronomía local. Escribir es el ejercicio más liberador y edificador que encuentro y si es sobre gastronomía, la ganancia es permanente. Creo que empoderar a la mujer guatemalteca no es más un discurso o una utopía, es el camino. En fin, agradezco cada momento sin importar el color del mismo pues lo importante es vivirlo.

Ver otras publicaciones de Paula Enriquez Winter