fbpx

Olivia Coy Tot y su tienda en el mercado Cantonal de Cobán

Olivia Coy Tot y su tienda en el mercado Cantonal de Cobán

logo_Olivia Coy Tot y su tienda en el mercado Cantonal de Cobán
  • mercado Cantonal de Cóban
  • 4650-7765
  • Mercado cantonal Zona 2 Cobán, Alta Verapaz, Carnicería 57 y 22.

El siguiente lugar está dentro de un establecimiento que ha sido parte de mi desarrollo como cocinera a lo largo de mi vida: el mercado Cantonal ubicado en el corazón de mi amado Cobán. Esta tienda es sumamente peculiar, pues ahí encontramos variedad de productos. Además, lo tengo presente en mis recuerdos desde siempre.

Dicho local, ha sido ocupado por su fundadora desde hace 33 años, y cabe mencionar que fue la segunda inquilina en llegar a ocupar un espacio en este mercado.

Ella es doña Olivia Coy Tot, una encantadora mujer originaria de Cobán, que ha acreditado día con día su negocio. Personalmente, es un personaje que me inspira. La recuerdo y la veo siempre al pie del cañón atendiendo su negocio de manera amable, con la mejor actitud, creativa y siempre innovando con sus productos…

Doña Olivia Coy Tot

Dentro de la gama que ofrece, encontramos peculiares preparaciones como picadito de oreja de cerdo con chile verde y limón que sabe exquisito, patitas a la vinagreta, chicharrón en escabeche preparado de manera impecable, chojín con chicharrón que ella misma cocina y cebichito de pancita de cerdo; todos los anteriores los ofrece desde temprano y elabora con vegetales de su pequeño huerto familiar.

La especialidad de doña Olivia es sin duda los embutidos y preparaciones emblemáticas con diversas carnes del área de Cobán; ella nos sorprende con una degustación de gallina criolla rellena que podría describir como un compuesto de carnes único, también lomo relleno, lomo ahumado, carne adobada, pierna mechada, longaniza, el emblemático salchichón ahumado cobanero, chorizo colorado y chorizo parrillero. Todos sus productos son sinónimo de calidad, frescura y confianza para quienes los conocen y consumen.

Además, necesito mencionar que doña Olivia prepara 19 diferentes tipos de embutidos para la preparación del fiambre, desde copetines, salamis y jamones.

Una de las ventajas competitivas de los productos que doña Olivia ofrece, es la calidad y confiabilidad de las carnes que también venden frescas. Algunos días a la semana podemos encontrar algunas verduras y hortalizas que ella misma cultiva.

Lo acompañamos con cerveza Modelo

Platicando con doña Olivia le pregunté cómo es que ella logra desarrollar tan fantásticos productos, y su respuesta peculiar con los ojos llenos de brillo fue, “desde que empecé aquí, he buscado la manera de ofrecer variedad a mis clientes… y cuando alguien me comentaba de una receta o preparación, yo me ponía a jugar con los ingredientes hasta llegar a lo que yo tenía en mente”.

Una de las partes más emotivas de la plática, es recordar la historia con el papá de sus 6 hijos. Ella me cuenta que vivían en una finca llamada Xacana’ix, ahí desarrolló la habilidad de ordeñar vacas, preparar sus quesos y mantequilla lavada. También me comenta con una actitud de madurez y aprendizaje cuando pierden todo con su esposo, y ella queda sola con sus hijos, siendo ellos el motor que la impulsa a salir adelante.

Al preguntarle cuál es su comida favorita, me responde: “el caldo de gallina bien hecho, aunque lo tenga que hacer yo”. Siguiendo la plática nos sirve toda la variedad de embutidos, preparaciones y chicharrones que prepara para que degustemos. Todos quedamos asombrados de los sabores tan bien logrados y el amor que se manifiesta en cada uno.

Olivia y Paula platicando

Ella agradece a sus clientes que nunca la han dejado, y también me manifiesta que uno de los anhelos es poder dejarle a sus hijos, toda esta herencia colmada de sabor, arduo trabajo y entrega.

Sin duda alguna, doña Olivia es sinónimo de perseverancia y calidad de servicio. Muchas gracias por recibirnos en la intimidad de su negocio.

Doña Olivia

“Yo empecé mi local sin molino, sin refrigerador, yo sola, y al ver que lo que de verdad le importaba a mis clientes era la calidad de mis productos, me motivaba a ponerles más amor y ganas, amanecía ilusionada para venir a vender”. – Olivia Coy Tot

 

Siguiente: Doña Zoila y el Bachá, platillo ancestral

 

 

Escrito por:
Paula Enriquez Winter

Soy una amante de mi país, una soñadora que cree firmemente que es uno de los mejores del mundo. Creo fehacientemente en formar a mi hijo Paulo en libertad responsable, con amor al conocimiento, con la visión de ser un dador a su país. Hago de cada día un viaje, un rema traducido en alegría y agradecimiento por poder realizar mi pasión que nunca ha sido un trabajo… la cocina, la investigación y desarrollo de nuestra gastronomía local. Escribir es el ejercicio más liberador y edificador que encuentro y si es sobre gastronomía, la ganancia es permanente. Creo que empoderar a la mujer guatemalteca no es más un discurso o una utopía, es el camino. En fin, agradezco cada momento sin importar el color del mismo pues lo importante es vivirlo.

Ver otras publicaciones de Paula Enriquez Winter