fbpx

Vice Pizzería

Vice Pizzería

Bajo el arco de La Antigua hay una discoteca llamada Las Vibras de la Casbah, de tres amistosos canadienses: Derek, Dustin y Dan. Ellos no sólo son dueños, sino que de una forma que parece innata conducen el buen ambiente del lugar. Los tres treintañeros de Winston Ontario se ven, y son, bastante fit. Me contaron que iban muy seguido a almorzar y a cenar al cercano y famoso restaurante Hector’s Bistro. Un lugar que les encanta por su comida deliciosa y sana. Así se hicieron muy amigos de los dueños: Luisa y Paul. Esa amistad los llevó a asociarse para ofrecer comida deliciosa y sana a los clientes de Las Vibras.

Así surge Vice, un restaurante dentro de Las Vibras de la Casbah, creado en conjunto con el equipo de Hector’s Bistro. Igual que en Hector’s brindan buenos ingredientes orgánicos y haciendo buena cocina hecha en casa.

A diferencia de Hector’s, cuyo menú es de bases principalmente francesas, Vice debía ser distinto por el tipo de clientela, gente más joven, viajera, millennials, foodies a quienes les gusta la variedad -“lo mejor de diferentes cocinas”- y por eso, aquí se deciden enfocar en la fusión.

Me contaron que el nombre está inspirado en la serie Miami Vice, que refleja un estilo retro-ochentero, con acentos de selva tropical y un toque de elegancia. Estas pautas se reflejan visualmente en su terraza, que tiene algunos acentos de luces con colores neón, y a la vez, se aprecia una enorme rústica pared antigüeña.

Decidieron enfocarse en crear un menú comenzando por unas buenas pizzas, hechas en horno de ladrillo. Y alrededor de eso, otras opciones para gustos amplios. Algunas entradas ligeras y frescas, ensaladas, opciones para vegetarianos. Y al otro extremo del espectro, opciones para los que les gusta la fiesta: pizzas creativas con toppings de mac-n-cheese, otra que reúne los sabores de una buena quesoburguesa o alitas picantes de tres chiles.

Algunos platos son inspirados en comida local, como lo son las alitas de pepián, o la pizza típica, que también usa salsa de pepián. Y aquí me cuentan que el sabor del pepián ha sido un éxito con sus clientes y amigos extranjeros. Pero también hacen ricos postres. La intención fue regresar a la niñez de los que participaron en su creación, y tomando en cuenta su clientela a quienes conocen muy bien.

Chef de Hector’s Bistro

Se tomaron su tiempo para probar las distintas recetas, hicieron pruebas a ciegas para tomar decisiones finales. Dentro de lo posible se quiere usar ingredientes locales. Pero en ciertos casos se hacen sacrificios según el veredicto de las pruebas a ciegas que hacen con personas del equipo y grupos de amistades.

Así se decidió usar tomates italianos para la salsa de pizza y un queso europeo para las mismas. De la misma forma gana un chocolate guatemalteco para un riquísimo postre de galleta choco-chip que calientan en un mini-skillet en el horno de ladrillo y al que antes de servir ponen helado y salsa de caramelo. Además, la mayoría de verduras que usan son locales. Probando la comida, concordé que estas pruebas tuvieron resultados muy acertados.

Probé la pizza Deluxe (mozzarella, pepperoni, hongos, chile pimiento verde). Muy buena y no se siente pesada.

Me explicó Paul que tiene que ver con un proceso de dejar la masa reposar por 48 horas. Eso, y además el uso de buenos ingredientes, incluyendo la forma que hacen la salsa de tomate y el queso que escogieron cuidadosamente.

Otro aporte para la pizza -inspirados en algo que hacen las pizzerías canadienses de Winston- son los toppings que se cortan en cuadritos y tiritas. Entonces, vemos que las rodajas de pepperoni fueron cortadas en tiras, las verduras en pequeños trozos y así se logra de forma cómoda, variedad en cada mordida.

En resumen, Vice es un lugar donde se juntan estéticas urbanas y tropicales, donde se come gourmet y se bebe gourmet, ya que también cuentan con un buen menú de tragos artesanales.

Este contenido es gracias al apoyo de CERVEZA MODELO.

Escrito por:
Jose Wolff

Ha trabajado en proyectos de televisión, video y artes visuales. Sus tiempos de ocio se los dedica a comer, probar restaurantes y bares nuevos. Actualmente vive en Guatemala después de vivir más de veinte fuera del país.

Ver otras publicaciones de Jose Wolff