fbpx

Brunch Entre Volcanes, una apuesta por “agroturismo gastronómico cafetero”

Brunch Entre Volcanes, una apuesta por “agroturismo gastronómico cafetero”

Un día estaba platicando con Pablo Díaz de Mercado 24 sobre nuestro nuevo proyecto “La Cosecha”, un proyecto que inició Jorge Chanis en Panamá y que ahora hacemos juntos en Guatemala para promover la temporada de cosecha del café y así fomentar el turismo sostenible de origen. Hablando de eso Pablo me dice… “mira, yo quiero abrir el restaurante en una de las fincas como pasa en las vendimias”, de una le dije que sí. La idea me pareció genial por varios motivos:

El primero es que, cómo consumidores de café guatemalteco, muy poco conocemos sobre café y muy poco lo apreciamos por lo mismo. De hecho, son pocos los restaurantes que le ponen el mismo entusiasmo al café, que al vino ó cerveza que sirven. Entrarle a este evento, me pareció la estrategia perfecta para ir vinculando ambos mundos ó incluso para abrir al público general la oportunidad de acercarse a las fincas y explorar el origen del café. 

Así nace el brunch “Entre Volcanes,” que celebramos en la finca El Tempixque de la familia Falla; una de las familias productoras más antiguas de la región. Llevan más de 125 años cosechando café. 

El Tempixque no es una finca abierta al público, sin embargo tienen la estructura para hacer tours de lujo; tanto por sus instalaciones cómo por el tour en sí, que incluye recorrer la finca en mulitas 4×4 con a Adrián y Sebas de guías (que son quinta generación de la finca) aprendiendo sobre café y disfrutando de unos paisajes con vista a los volcanes que jamás lograrías ver a menos que estés allí. 

Este tour está reservado para compradores de café que viajan a Guatemala de todas partes del mundo buscando lo mejor para luego ofrecerlo en coffee shops de especialidad en Estados Unidos, Europa y Asia. A los compradores de café de especialidad no sólo les interesa el sabor del café, sino también la historia de la familia, el territorio de dónde viene el café y las condiciones de sostenibilidad ó de trabajo justo que practican en la finca. Todo esto porque el café de especialidad funciona como el buen vino. Lo que vende no es sólo el sabor, sino la historia, las notas que el terroir le aporta (es decir sentir esa tierra “entre volcanes” en tu taza) y también saber que lo que están comprando es sostenible y que fomenta el desarrollo social. 

Entre Volcanes es una de las marcas que produce El Tempixque. Es bastante popular tanto para conocedores como para principiantes (muchas veces los que son considerados los “mejores cafés” no son del gusto de todo el mundo, sino solo para paladares entrenados). Es un café especial que estaba enfocado casi por completo a la exportación y ahora se está abriendo brecha también en Guatemala. Forma parte de un programa de pequeños productores que inició hace más de 30 años con tan solo 2 productores, hoy son más de 500 pequeños productores de la región de Antigua, trabajando borbón y caturra de excelente calidad. 

El día del brunch, la experiencia en sí fue espectacular. Pablo montó su cocina con un escenario detrás del volcán de Fuego y Acatenango. Un cielo azul hermoso nos echó la bendición. Para dar la bienvenida hicimos una bebida con dos productos que nos encantan: los zumos orgánicos catalanes Cal Valls (de manzana y uva blanca), agua con gas San Pellegrino y hielo. La combinación de ambos es refrescante, elegante y seductora al paladar. ¡Fue todo un éxito! 

El menú de Pablo impecable. Había tostadas de atún, cerdo y güicoy, que estaban… es más, si aún no las han probado, vayan a Dora La Tostadora. Estas tostadas le ganaron a Pablo una mención en el New York Times, así que créanme, vale la pena. 

Mario Godinez, chef de Bistrot Cinq, llegó a ayudar. Él estuvo a cargo del espectacular omelette con camarones y queso. Fue rica esa sensación de comunidad que se armó con la llegada de Marito, un gusto verlo y muy agradecidos de haberlo tenido por allí. 

Además de las tostadas, Pablo sacó un tartine de lomito que salió tan bueno que se ganó un espacio en el menú de brunch de su restaurante. Comida sencilla, campestre, pero excelentemente ejecutada. Es lo que quieres comer cuando estás sentado en una terraza, literalmente “entre volcanes”, disfrutando de buena música, buena comida, amigos y por supuesto buen café. Luego de terminar con el postre: pan dulce artesanal antigüeño con cafecito para remojar, Adrián o Sebas te escoltaban a alguna de sus mulitas 4×4. 

El tour en sí consistía en pasear por los cafetales de la finca, escuchando la historia de la familia y aprendiendo sobre el origen del café Entre Volcanes. La última parada era en un mirador, con un bosque de pino de fondo, en el cuál la finca montó un lounge con alfombras en el suelo, sillones, sombrillas, café, carajillos, Antigua Cerveza, una fogata al medio y vista premium de los volcanes Acatenango y Fuego. 

Algunos invitados llegaron con trípode para tomar buenas fotos, otros se abrazaron viendo la vista enamorados, otros se quedaron cerca de la cerveza y los carajillos, disfrutando de la buena música. Los que nos quedamos hasta el final, logramos ver el paso del tiempo en el cielo, que pasó de ser azul, a rosado, luego morado, hasta que se convirtió en un manto oscuro cubierto de estrellas. 

El primer evento fue pequeño, fue divertido, los que estuvieron se lo gozaron y salieron con ganas de más, en resumen fue perfecto. El primero de muchos más por venir. 

Si te interesa comprar café Entre Volcanes, puede pedirlo a domicilio a través de su website e Instagram: https://www.instagram.com/entrevolcanes.gt/

https://entrevolcanes.hugo.shop/

Escrito por:
Miss Menú

Directora de producción y edición de contenido. Co-fundadora de Mister Menú. Co-capitana del barco pirata.

Ver otras publicaciones de Miss Menú