fbpx

Dulce para un final

Dulce para un final

El broche de oro de una comida memorable es el postre. Si se prepara con intenciones exploratorias, más que una vianda dulce se convierte en un viaje sensorial, un momento para celebrar con toda su fuerza, el tan humano acto de comer.

Pan de Elote del chef Nestor Sical.

Esta noche, la inspiración fue frutal. Sin embargo, quise preparar algo que contenga todo tipo de sensaciones, que no faltara el crocante a la hora de morder, almíbar tampoco. Quería el aroma sensual de ciertas especias, un contraste obsceno de temperaturas, la seducción de algún licor. Anhelaba ver ojos cerrados, almas en éxtasis mientras danzan con cada bocado.

Bajo el filo de la mandolina, las manzanas se transforman en lascas delicadas, casi transparentes. Cada lasca reposa en agua helada con sal y limón durante toda la noche. El baño, en apariencia simple, transforma sutilmente el sabor de la fruta, le otorga la dosis precisa de gusto salado. Pequeñas membranas, como tules, están prestas para protagonizar una tarta profunda con aspiraciones umami.

La dulzura está a cargo de una amalgama de azúcar blanca con rapadura, sin exageración para conservar el balance. Canela, nuez moscada y pimienta gorda en comunión con pecanas picadas, se agregan a la manzana azucarada. La masa que cubre a la pócima de fruta otorga el toque crocante, complementa el de las pecanas. Se trata de una mezcla de lácteos y huevos y un tanto de harina, en cantidades precisas para que se aleje de una masa común. El resultado es una especie de bizcocho con notas de pâte sucrée. El aroma de la mantequilla predomina. La textura es más bien cremosa, deliciosa, incluso cruda.

Chiffon Cake de la chef Miwa Okura.

La cacerola profunda, muy profunda, es el secreto a voces para que el almíbar salga perfecto, para que la manzana se cocine con magia. El ritmo del horno es lento, fuego moderado y mucho tiempo para que la mezcla se convierta en una equilibrada ambrosía y la pasta en una manta dorada y crujiente.Pero la tarta es solo el principio.

Una salsa tibia de yemas y ron añejo se aparea con cada porción. Juntas reinan. Helado de vainilla, cremoso y aromático, la corona que embellece al postre. La porción humeante conquista el centro del plato. Recién ha salido del horno y está muy caliente, tanto, que el aroma de canela y mantequilla hipnotiza, casi puede verse girando sobre la mesa. En la superficie, como listón, cae el chorro de salsa tibia con un gusto irresistible a ron oscuro. Luego el helado, muy firme. Su fría claridad sobre el dorado intenso de la confección, junto al marfil de la salsa, produce a la vista una hermosa armonía de tonalidades, un paisaje otoñal.

El plato aguarda frente a un comensal inmerso en una conversación. Distraído, toma la cucharita repostera, en ella, un bocado atraviesa el umbral de sus labios. Como presa de un conjuro, guarda silencio  y cierra los ojos. Una hebra de almíbar resbala discreta por una comisura.

Hago lo mismo. Cierro los ojos. La tarta multiplica su fuerza dentro de mi boca. La manzana, el epicentro de este paraíso, posee un delicado balance. Lo percibo todo, la acidez en la fruta, también la sal, sutiles ambas. La agradable textura de las lascas calientes.

Tiramisu de cacao del chef Mattia Belucci.

El almíbar acaricia las papilas con todo el esplendor de su miel. Un desenfreno de placer, una experiencia sensorial inmensa aguarda en cada bocado, las notas de rapadura, el crujir del bizcocho y los frutos secos, la seducción del ron con gusto a dulce de yemas. El escalofrío del helado. Un juego de pesos y contrapesos rige cada textura, vive en cada sabor. Enloquecemos de puro gusto.

Un postre ha despertado instintos y, con tinta miel, escribe su propia historia. Misión cumplida.

Escrito por:
Nicté Serra

Lectora empedernida, aprendiz de poeta, curiosa de palabras y sabores, Nicté es profesional de las finanzas y devota de las letras. Bloguera, columnista, narradora de cuentos. Ha sido publicada en distintos medios y antologías. Autora del poemario Ánimo aleatorio (2019, Casa Editorial 19-84).

Ver otras publicaciones de Nicté Serra