fbpx

El bendito romero

El bendito romero

Esta hierba aromática, de olor fuerte y agradable, es espontánea de la región del mediterráneo y, actualmente, todavía crece silvestre en España, Francia, Italia y el norte de África. Es una planta perenne y de follaje siempreverde. El color de sus flores varía entre blanco, rosa, púrpura o azul. Hasta el año 2017, el nombre científico del romero era Rosmarinus officinallis. El término rosmarinus proviene del latín y significa rocío de mar, por su origen costero. A su vez, officinallis quiere decir medicina de uso habitual. A partir del 2017 se le conoce como Salvia rosmarinus.

En la antigua Grecia se creía que era una planta muy poderosa, razón por la que los estudiantes hacían coronas de romero que se colocaban en la cabeza antes de los exámenes para mejorar su memoria. También fue la planta dedicada a la diosa Afrodita, debido a que la consideraban una hierba afrodisíaca. En el antiguo Egipto colocaban una rama de romero entre las manos de los difuntos para que los acompañara en el viaje al más allá. En Europa, el romero, junto con el mirto y el laurel, eran sembrados en los cementerios. En el lenguaje de las flores, el romero simboliza la amistad, la fidelidad, la franqueza y la buena fe.

En la cocina, su aroma a alcanfor, pino, lavanda y nuez moscada lo han convertido en una de las especias preferidas de la gastronomía mundial. Los buenos cocineros recomiendan dosificarla bien para que su aroma y sabor no invadan los platillos. El romero, fresco o seco, es utilizado principalmente para condimentar sopas, guisos, ensaladas, papas, pollo y cordero. También se utiliza para darle sabor a los quesos, las palomitas de maíz y en recetas dulces, como el sorbete de limón con romero. Incluso es un buen sustituto de la sal. La clave de su uso está en picarlo finamente porque sus agujas pueden ser muy duras. En los asados de carbón, las ramas de romero metidas entre las brasas dan un sabor muy especial a las carnes.

También se utiliza mucho para saborizar aceites y vinagres que enriquecen el sabor de las ensaladas, aderezos y verduras cocidas. Para conservarlo fresco por más de una semana, debe envolverse en papel aluminio y guardarse en el refrigerador. Además de romero, esta hierba se conoce en nuestro idioma como bendito, rosa de mar, rosmarino, romiru y rumaní. Es una planta muy fácil de mantener, por lo que tenerla en casa no representa ningún inconveniente. Lo único que se necesita para tenerla siempre a mano es regarla de vez en cuando y ponerla en un lugar donde reciba mucho sol.

Mi relación con esta hierba bella está ligada a un verso que una amiga me regaló en lo que a ella le dio por llamar «El día del romero». El poema hablaba sobre la vida, las personas que elegimos que se queden a nuestro lado y el valor que debemos darle a cada una. Ese día, al volver a casa, sembré un romero en mi jardín y lo cuidé con esmero. Desde entonces, cada vez que veo mi planta, grande y hermosa, cada vez que la huelo y la saboreo, me acuerdo de lo bendita que soy al tener buenas amigas.

 

Este artículo es parte del trabajo de nuestro taller de escritura gastronómica, Profundamente humano: el acto de comer. Si estás interesado en formar parte del taller, LLENA NUESTRO FORMULARIO AQUÍ.

Escrito por:
Patricia Fernandez

No recuerdo mi niñez sin las historias que mi madre nos leía y mi padre se inventaba. Las que más me gustaban y me gustan son las que hablan de la vida diaria y de las personas a las que llamamos normales, esas que consiguen que la cotidianidad se convierta en algo maravilloso. He publicado varios cuentos cortos en distintos medios y tengo un blog llamado La insólita cotidianidad (patriciafernandezdepaz.com ).

Ver otras publicaciones de Patricia Fernandez