fbpx

El cardamomo, la reina de las especias colmada de erotismo.

El cardamomo, la reina de las especias colmada de erotismo.

Este mes de febrero trae la celebración de la amistad y el amor. Aunque en realidad será un Día de San Valentín distinto porque habrá amigos y amores ausentes, existen de sobra motivaciones para celebrar y apreciar a cada persona que representa cariño y amor en nuestras vidas.

Hablar de un ingrediente que despierte erotismo, personalmente me resulta  liberador, sí, así es. Esta cocinera que escribe construyó hace 11 años un vínculo con el cardamomo, el cual me permitió tener la certeza de decir que la gastronomía erótica es una realidad.

Cuando digo liberación, es porque “tuve” que salir de mi zona de confort y quitarme cualquier rasgo mojigato que limitara mi atrevimiento y  me permitiera enfrentar el miedo de hacer un modelo de negocio gastronómico distinto. Fue en esos días que también descubrí y comprobé que para Guatemala, el cardamomo era “tan sólo” una materia prima desconocida que representa el quinto lugar de todos los bienes exportables del país; y aún siendo la tercera especia más cara del mundo, y Guatemala el mayor exportador a nivel global, era complicado encontrar bibliografía o conocimiento popular sobre sus usos.

Recuerdo las dos semanas dedicadas en cocina a explorar los sabores que provee el cardamomo, fueron un desafío; pues localmente no se concebía a este como un ingrediente. Lo que no sabía en ese entonces, es que básicamente estaba intentando occidentalizar al cardamomo y desafiar a mis comensales a enseñarle a su paladar nuevos sabores ofrecidos con elementos locales.

Lo anterior se lo cuento de manera sumamente resumida y para ilustrar lo “erótico” que experimenté desde un inicio al encontrarme con el cardamomo. Encontré un ingrediente que desafió mis conocimientos, que provocó pasiones intensas representadas en recetas, que motivó mi intelecto mostrándome lo apasionante y útil que resulta promover la curiosidad como cocinera y mujer. Fue una especia que se convirtió en sinónimo de vigor y energía vital; créame mi apreciado lector y para que se ría un poco, aún guardo la esperanza de ganar un amor que tenga la capacidad de provocar todo lo anterior, y por favor, no piense que es un fetiche.

En este punto, deseo exponerle datos interesantes que fueron dando fundamento a mi certeza que la gastronomía erótica es real y que el cardamomo es la reina de las especias colmada de erotismo:

  • El cardamomo actúa estimulando el sistema nervioso. Sus componentes activos son el cineol, camfor, borneol y el geraniol. También contiene zinc, mineral constituyente de las células sexuales. Las semillas del cardamomo contienen estigmasterol y nerol, sustancias con efecto estrogénico que pueden ayudar a combatir los síntomas de la menopausia.

  • La llegada del cardamomo a Guatemala fue en 1,914, el ciudadano alemán Óscar Majus Kloffer es quien lo plantó por primera vez en el área de Alta Verapaz.
  • La obra literaria “El Jardín Perfumado”, constituye de manera particular su contenido y estructura en relación con el ingrediente. El autor destaca una serie de recomendaciones al momento de hacer el amor: “ofrecerles a las mujeres una tisana con jengibre, canela y cardamomo para aumentar su deseo”.
  • Arqueólogos de la Universidad de Hawái, en colaboración con reputados perfumistas, han logrado recrear dos de las fragancias más famosas del antiguo Egipto. Perfume Cleopatra recreado: esencia de mirra y cardamomo. Mientras exploraban el área, los arqueólogos encontraron algunos artefactos de lo que se sospecha que  provienen del hogar de un comerciante de perfumes. Dentro de lo que podría ser el laboratorio, dadas las ánforas y ampollas recuperadas, pudieron rastrear, gracias al análisis químico, algunos de los ingredientes utilizados para hacer perfumes. Personalmente no dudo que el cardamomo fue un motivo esencial para que Julio César y Marco Antonio se rindieran a los encantos de Cleopatra.

  • El cardamomo o grana del paraíso (Elettaria cardamomum) fruto de una planta perenne originaria del sur de la India y Sri Lanka que se utiliza como especia aromática y planta medicinal, además de todas sus virtudes colmadas de piel y sensaciones, es el cultivo del cual dependen un poco más de 350 mil familias en Guatemala. Es un producto en el cual intervienen más de 1.5 millones de personas y en la actualidad, se estima que 2,600 comunidades están relacionadas con el cardamomo en el país.

En este mes del amor, le recomiendo pueda cocinar en compañía unas ostras en salsa de piña, samat y cardamomo. Un pastel de chocolate y cardamomo servido con una salsa de tomate de árbol y maracuyá. Coma, nútrase. Ojala pueda chupar, morder y amar sus alimentos, no vaya ser verdad lo que escribe en el libro de Afrodita la ilustre escritora Isabel Allende: “La gente ya no jadea en batallas de amor, prefiere hacerlo en un gimnasio. (…)Los amantes se las arreglan para amarse porque por definición ése es su destino.(…) Pero el amor, como la suerte, llega cuando no lo llaman, nos instala en la confusión y se esfuma como niebla cuando intentamos retenerlo.”

Con cariño

Paula María Enriquez Winter

Escrito por:
Paula Enriquez Winter

Soy una amante de mi país, una soñadora que cree firmemente que es uno de los mejores del mundo. Creo fehacientemente en formar a mi hijo Paulo en libertad responsable, con amor al conocimiento, con la visión de ser un dador a su país. Hago de cada día un viaje, un rema traducido en alegría y agradecimiento por poder realizar mi pasión que nunca ha sido un trabajo… la cocina, la investigación y desarrollo de nuestra gastronomía local. Escribir es el ejercicio más liberador y edificador que encuentro y si es sobre gastronomía, la ganancia es permanente. Creo que empoderar a la mujer guatemalteca no es más un discurso o una utopía, es el camino. En fin, agradezco cada momento sin importar el color del mismo pues lo importante es vivirlo.

Ver otras publicaciones de Paula Enriquez Winter