fbpx

Giuseppe Arcimboldo

Giuseppe Arcimboldo

Viene a mi mente Giuseppe Arcimboldo, un personaje que marca  con una imaginación maravillosa, la luz y la fuerza del mundo gastronómico del siglo XVI, en donde el  Renacimiento terminaba. Época donde el rostro  de mi líder transmitía una nueva forma de fusionar el arte vanguardista  con  la gastronomía. Durante su día, curioseaba y compartía en las huertas todas sus inquietudes sobre  la   mezcla de  su nuevo arte.  Los amaneceres eran sus  mejores momentos; allí  descubre sonidos y olores que fácilmente lo transportaban a su inventiva. La luz de sus ojos brillaba intensamente  cuando los olores de las flores comestibles, se unirán a la rajas de canela ; escuchando los sonidos de Oriente.

Su cabeza  unía  el puchero clásico de cualquier fogón, tanto del noble  como del plebeyo. Construía un puente entre la bonanza y la riqueza de las diversas tierras,  junto al cocinero alquimista, transformando el oro líquido junto a la manzana de oro, en algo nuevo e ingenioso.

Fuente: http://www.alietvalles.com/ Obra: Giuseppe de Arcimboldo -Cesta de frutas (cabeza reversible)

A partir de este momento  inicia la sensibilización  del rostro humano donde las cosechas fértiles estaban presentes, en  las raíces arrugadas, las hojas secas, las cebollas y calabazas  de diferentes tonos ocres , todas ellas  marcaban el cambio de la época sin dejar a las setas olvidadas; unidas al caviar de los plebeyos y la mantequilla de los Dioses.

Creativo, recordaba mi paladín a los nuevos artistas de los braseros , olía  los rehogados a fuego lento, llenos de legumbres  frescas y crujientes. Los comensales esperaban la fantasía en su mesa, donde los  vegetales guardaban su esencia, únicamente cubría la fragancia del azafrán y las miles de especias.
No dejaba de mostrar en sus aromas y texturas a las aves zancudas y picudas;  adornando  sus platos coquetos transparentes multicolores, con un sinfín de plumas  peludas silvestres, principalmente  las del patio lilo.

Fuente: cdn.gallerix.asia Obra: Giuseppe Arcimboldo – Verano

Se percibe que mi paladín trabajaba con otros artistas; entregando a  la mesa pedazos de paño en los regazos  y  el utensilio brillante con luz propia para cazar cada bocado  y así no chuparse los dedos. Al final tenían una sorpresa mágica cubierta con polvo de Chipre y  yemas de huevo.

Mi personaje principal dejó un legado vivo en todas las estaciones. Llenó en la memoria de cada invitado: olores, sabores, colores, brillos e imaginación cuando su bocado degustaba, masticaba, asimilaba  y apreciaba. Su vigor, claridad  y encanto por la naturaleza viva; dejó marcado el ayer, hoy  y siempre.

Escrito por:
Ximena de Zibara

Coordinadora Académica de la UFM - Licenciatura Gastronomía Nutricional y Empresarialidad. Mi pasión por el buen comer; me lleva a trascender en la alquimia de la cocina viva ; expresando creatividad, armonía y respeto en cada ingrediente del mundo Gastronómico. Mi pasión, dejar un legado a las futuras generaciones.

Ver otras publicaciones de Ximena de Zibara