fbpx

Tierra encantada: ¡Guatemala… es hora de cosecha!

Tierra encantada: ¡Guatemala… es hora de cosecha!

El café es la segunda bebida más consumida en todo el mundo después del agua. Eso nos dice mucho de nuestras costumbres, placeres y manera de vivir. Pues el café, que vino desde Europa en tiempos de mestizaje allá por el siglo XIV; se lo devolvimos al mundo con mayor potencia porque estas tierras encantadas son perfectas para su cultivo. Conocer más sobre este preciado ingrediente es algo sagrado que es necesario compartir con más personas y colegas del medio gastronómico.

«Quauhtlemallan, que significa tierra de árboles, es un paraíso gracias a sus microclimas y suelos llenos de encanto. La Cosecha es un proyecto valiosísimo que enaltece la producción de uno de los mejores cafés del mundo. Sí, el nuestro. El guatemalteco».

 

El sábado 13 de marzo celebramos la cosecha de uno de nuestros productos premium a nivel mundial con un almuerzo único a cargo de La sociedad del asado –expertos en parrillas y ahumados sobre las brasas–, degustación de delicioso café por El gran café y un tour guiado entre los cafetales entrañables de Finca San Carlos y Finca San Ignacio con vistas imponentes al majestuoso Volcán de Agua.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Finca San Carlos (@fincasancarlosantigua)

El almuerzo incluyó la visita de dos personalidades gastronómicas: el celebrity chef James Tahhan y el barista reconocido David Buehrer, quienes conocieron la cultura cafetalera en Guatemala y vivieron al máximo esta experiencia.

chef James Tahhan y barista David Buehrer

Un día de sol, sonrisas, asado y café antigüeño

Las parrillas estaban funcionando desde horas de la mañana en sincronía con los parrilleros asignados, quienes gracias a las caminatas entrañables con su papá en Izabal, decidieron crear este servicio de catering de asados en honor a su recuerdo. A simple vista se veían los vegetales, frutas y legumbres colgado en las parrillas muy al estilo del galardonado chef argentino Francis Mallmann y a las técnicas artesanales de parrilla y ahumado que le otorgan al producto final: sabor y textura única que te hacen viajar en el tiempo a las cocinas rústicas y ancestrales.

«Sobre las infatigables brasas: chorizo ahumado, costillar, panceta de cerdo, pollos al limón, pimientos, camotes, cebollas, zuchinis y más sorpresas que llenarían las mesas de los más de 60 comensales que empezaban a llegar en armonía con el día de sol antigüeño».

La Finca San Ignacio tiene una historia excepcional que data de 1746, cuando se inició la construcción de lo que hoy es la casa patronal. Esta finca fue adquirida en 1925 por Carlos Durán Arévalo, quien la convirtió en una finca de café al construir el beneficio, piletas y patios de secado dentro de la antigua casa. Esta tradición cafetalera la continúo la familia Durán, siendo parte fundamental de los primeros caficultores de La Antigua Guatemala. El tour en los cafetales es una experiencia única que recomiendo para conocer más de nuestro invaluable café, sus diferentes tipos, el cultivo y demás procesos que pasa para llegar a una taza.

La degustación de El Gran Café estuvo genial, que con una imagen minimalista hecha por el amigo diseñador Renato Barrios, te invita a querer llevarte varias bolsas de café a casa. Por suerte, el almuerzo incluía una bolsa de Borbón/Catuaí y salimos felices con nuestro café galardonado con 94 puntos por Coffee Review.

Ahora les cuento rápido la experiencia sobre la mesa. Nos recibieron con una tabla de chorizo ahumado, pimiento gratinado con mozzarella y pan frito especiado para darle la bienvenida al plato fuerte que se sirvió estilo buffet: costillar de asado de tira –cocinado por cinco horas–, panceta de cerdo rellena de especias bañada en salsa de café –hecha por el chef James–, pollo ahumado al limón, camote al rescoldo –caramelizado por dentro–, roll de vegetales asados, cebolla y zuchini a la parrilla –que las notas del ahumado a café sabían muy bien–. La verdad, daban muchas ganas de repetirse, por lo que decidí acercarme a la parrilla y tuve suerte en hacerme amigo de los parrilleros.

Por último, piña ahumada y caramelizada con panela y romero que Margot entusiastamente preparó en una de las parrillas pequeñas de la que resaltaban aromas deliciosos y recuerdos a las zonas cañeras de infancia. Prácticamente, dos ingredientes locales que le han dado la vuelta al mundo como los mejores en su entorno: el café y el ron guatemalteco (por la panela).

«Excelente evento de La Cosecha que me guardo en el recuerdo como un día de sol con tres de mis cosas favoritas: comer, beber y sonreír al aire libre. Además, aprender, porque siempre se sale con mucha información. Estén pendientes del próximo evento. Salud».

Pablito Bromo

Escrito por:
Pablo Bromo

Escritor, editor, cocinero y comelón. Ha publicado varios libros entre poesía, cuento y novela; también escribe para revistas culturales en Guatemala y Latinoamérica. Tiene una columna de música y una debilidad por la cerveza, el mar y los tacos. Es egresado de la Academia Culinaria de Guatemala. Instagram: @pablobromo

Ver otras publicaciones de Pablo Bromo