fbpx

“3 lugares para comer shukos en la zona 4” por Jose Wolff

“3 lugares para comer shukos en la zona 4” por Jose Wolff

“Los 3 lugares para comer shukos en la zona 4” por Jose Wolff  foodie y vecino de cuatro grados norte

Gracias al apoyo de Cerveza Modelo

Shuko y Cerveza Modelo

Recuerdo los tiempos cuando los shukos eran sólo de salchicha y éramos felices. 

¿Qué hace a estos panes tan especiales? 

Yo creo que en parte es la buena combinación de elementos y también que la preparación involucra parrilla al carbón. Ese característico pan que tuestan sobre brasas de carbón, la adición de guacamol, repollo, mayonesa y mostaza. 

Un shuko, presentado en su forma original, es muy sabroso y relativamente ligero; permite comer unos dos o tres, algunos dirán que más; pero por querer brindar más incentivos para la clientela, ahora en los menús se ven de salchicha, salami, chorizo, longaniza y tocino. El chorizo y la longaniza que se usan en realidad son como un híbrido entre salchicha y el respectivo sabor de chorizo o longaniza. Algo así como una gaseosa saborizada, aquí tenemos una salchicha sabor chorizo y otra sabor longaniza, pero funcionan muy bien para este querido pan que conocemos como “shuko”.

Jose Wolff en zona 4

Cuando voy por un par de shukos, una de mis combinaciones más recurrentes es salami con tocino y siempre le agrego chile casero; ese chile rojo que todos usan y cuya receta viene heredada de la original. De vez en cuando también me pido uno de chorizo y otro de longaniza. También me gusta ponerle atención a los que piden antes ó después de mi y escucho que piden cosas como “combinado” o “transmetro”, este último siendo un monstruo de pan, quizás el triple de largo y más ancho que el pan regular y repleto de embutidos e incluso carnes al carbón. 

Ahora también se dispone de agregados como: cebolla y cilantro, chimichurri ó chirmol. La ketchup creo que desde el principio fue opción, aunque yo nunca les pongo. El queso sería mi mayor desacuerdo entre las opciones de hoy; para mi el queso no debería tener lugar en un shuko. Pero supongo que es al gusto del cliente.

Me invitaron de Mister Menu a decir mi lista de tres lugares de shukos, y aquí va:

 

Shukos El Chino Z.4

Para la primera quise que fuéramos a un sitio que nos permitiera probar “los originales”. Los hemos oído llamar “hot dogs del chino” o “del Liceo”. En realidad en la mayoría de los lugares que se encuentran al entrar a zona 4 viniendo de la reforma, se podrá disfrutar de un shuko clásico, pero yo decidí ir por los que están frente al Liceo Guatemala. Ahí en una esquina hay uno donde tienen una foto de unos comensales que llegaron a caballo. 

Me cuenta el shukero que en 1970 comenzaron en puestos callejeros y en 1980 abrieron el primer local en esa esquina. Ahora tienen otro local más grande sobre la misma cuadra, también frente al Liceo. Hay muchísimos locales de shukos concentrados en zona 4, pero son tan populares que se han esparcido por toda la capital, incluso a otras partes del país.

Aquí en Hot Dogs Ejecutivos El Chino tienen todos los embutidos y opciones que ya mencioné, además de carne asada y carne adobada. Quise pedir mi usual salami con tocino, pero decidí mejor uno original (sólo salchicha) y finalmente probar el ahora famoso “transmetro”. El original es tal como lo recuerdo de mi niñez. El transmetro que pedimos es el de embutidos (no el de carnes al carbón), y me pareció muy sabroso, más armonioso de lo que imaginaba. 

 

“Transmetro” de Hot Dogs Ejecutivos “El Chino”

 

  • En la esquina frente al Tec de cuatro grados, “Don Pirujo”:

Don Pirujo zona 4

En una esquina de las calles peatonales de Cuatro Grados Norte, la que está frente al Tec, está el puesto de shukos Don Pirujo y aquí hay muchas variedades de carnes. 

Sobre su parrilla se ven suculentas longanizaspero las meras longanizas criollas, como las de las carnicerías de barrio o de mercado. Éste lugar es bueno para los que traen antojo de asado y desde temprano. Una vez pasé como a las 8am y me ganó el aroma de carne asada al carbón. A esa hora me comí un shuko de carne asada y mi día comenzó muy bien.

Don Pirujo zona 4

Hoy que venimos con Mister Menu veo que su parrilla muestra una bonita variedad de carnes asándose, longanizas, incluso unas piernas de pollo. Lo que pasa aquí es que también se puede pedir tortilla en vez de pan. Eso ya es otro tema, pero sí, en muchos de los lugares de shukos hay opción de tortilla, lo cual lo convierte en mixta. Dado que ahora hay más selección de salsas y condimentos, el cliente puede desviarse del gusto original y armar, por ejemplo, una tortilla de carne asada con chimichurri, chirmol, cebolla y cilantro. Y pues el pollo se tiende a pedir más en tortilla que en pan. Vi a unos que pidieron carne adobada también en tortilla. 

Uno que me gusta pedir aquí es el de costilla de cerdo. Le ponen un poco de mojo de ajo al pan, un poco adentro y un poco afuera. Mientras terminan de preparar mi pan pido que le ponga chile y veo que en vez de la usual salsa picante roja le puso una salsa de chiltepe casera, de color verde por los chiltepes frescos. Definitivamente este pan se sale de ser un shuko tradicional pero creo que sí sigue siendo un shuko y sabroso, para días con este tipo de antojos.

Shuko con costilla de cerdo

 

 

  • Iglesia Yurrita, “Hot Dogs Yurrita”

De último dejé mis favoritos, los de la Iglesia Yurrita. Estar bajo esta linda iglesia ya hace de la visita algo especial. Aquí mantienen el purismo de los clásicos de forma muy estricta. No ofrecen más que dos embutidos: salchicha o chorizo. Guacamol, repollo y sólo le ponen mostaza, no se puede ni pedir mayonesa, ni  “salsa dulce” (ketchup). No sé qué tienen estos panes, seguro tiene que ver la buena mano del shukero, pero son mis favoritos. Los shukos de la Iglesia Yurrita me hacen pensar que las alteraciones y opciones adicionales, nunca fueron necesarias.

 

Escrito por:
Jose Wolff

Ha trabajado en proyectos de televisión, video y artes visuales. Sus tiempos de ocio se los dedica a comer, probar restaurantes y bares nuevos. Actualmente vive en Guatemala después de vivir más de veinte fuera del país.

Ver otras publicaciones de Jose Wolff