fbpx

San Juan del Obispo

San Juan del Obispo

Antes de existir La Antigua Guatemala, existía ya San Juan del Obispo, antiguamente llamado San Juan de Guatemala. Fue hogar del primer obispo del país, Francisco Marroquín y, además, del níspero. Desde aquí se proyecta una vista espectacular del valle de Panchoy rodeado de volcanes.

Aquí me reuní con Don Héctor Robles, frente a la hermosísima iglesia multicolor que se levanta en el parque principal. Aquí me enteré que el volcán de Agua solía llamarse volcán Hunahpú y que el poeta Luis de León declaró que en el Palacio del pueblo existe “la puerta al cielo”.

El impacto económico del níspero en este pueblo se ve reflejado en cada esquina. Desde el niño que va al colegio con sus útiles escolares hasta las ferias patronales donde una buena cosecha se ve reflejada con bombas y fuegos pirotécnicos. Más de 400 familias dependen del níspero directa o indirectamente.

Como dice don Héctor, “si hubo níspero, hay carnita en la mesa”.

Escrito por:
Ana Cosenza

Conocida por sus viajes, videos y pasiones, reconocida por su altura y sus colochos. Cineasta profesional, escritora vocacional. Batió records al recorrer la Patagonia en una moto y el Ganges en un barco. Mantiene un hambre feroz por la vida y la buena comida.

Ver otras publicaciones de Ana Cosenza